Domingo 14 de Abril de 2024

ACTUALIDAD

15 de noviembre de 2023

POR QUÉ EL APURO EN DOLARIZAR

En la macroeconomía global, el dominio del dólar en transacciones comerciales está en peligro con la creciente presencia del yuan, el cual, ya lo superó en pagos transfronterizos. Esto explica por qué el apuro y la fuerte instalación en la agenda local de eliminar la moneda nacional y depender aún más de Estados Unidos.

Por Fernando Barbarán

 

Si bien el yuan ya venía avanzando lenta, pero progresivamente, en la escena internacional desde al año 2016, es desde principio del 2023 que por primera vez en la historia ha superado al dólar en los pagos transfronterizos en China. Esa irrupción de una moneda emergente (entre otras), pone en alerta a Estados Unidos y su primera medida es reforzar, como siempre, su posición geopolítica. Por ello, se explica que en los últimos meses, a través de distintos think tanks, fundaciones y grupos económicos concentrados, se haya financiado la campaña política en Argentina de La Libertad Avanza, que lleva como candidato a presidente a Javier Milei, un panelista de TV devenido en economista que asegura que la única solución para el país es suprimir el peso argentino, adoptar la moneda norteamericana y eliminar el Banco Central de la República Argentina.

 

El mismo Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un informe en marzo en el que alertaba sobre el rápido cambio que se está produciendo en los pagos transfronterizos. “Aunque el dólar sigue siendo dominante, la creciente presencia de divisas como el yuan podría ser el comienzo de un cambio significativo a mediano y largo plazo” aseguran desde el organismo, que, casualmente, tiene retenida la economía argentina por los préstamos desmedidos tomados durante el gobierno de Mauricio Macri, hoy aliado político de La Libertad Avanza.

 

Por qué en Argentina

La dolarización la quieren implementar en Argentina por las ventajas geopolíticas y geoeconómicas que representa para Estados Unidos el país más importante del Cono Sur. Pero desmenucemos el análisis.

  • En Argentina las medidas implementadas de geopolítica por Estados Unidos desde la implementación de la Doctrina Monroe hasta la fecha, han tenido impactos positivos para los grupos concentrados económicos y fueron fáciles de implementar. Si pensamos en los acuerdos leoninos de explotación de recursos naturales de principios de siglo (deforestación, primera etapa minera, agricultura, frigoríficos), estos se hicieron con total apoyo de la clase político. A lo sumo a algún parlamentario como Lisandro de la Torre se le ocurrió denunciar estos acuerdos, pero terminó él y un compañero pagando con la muerte. Posterior al estorbo peronista, las dictaduras militares dieron la apertura fácil y traviesa al FMI, modificando el sistema financiero nacional, volcándose a la fuga de capitales y a la especulación transversalizada en distintos secotres: inmobiliario, agropecuario, bancario, etc. Actualmente, aprovechando la mayor toma de deuda extrema de Argentina durante el macrismo, el FMI ve con buenos ojos poder fomentar la presidencia de Javier Milei para concretar la dolarización en otro país de Latinoamérica e impedir que el yuan siga avanzando por fuera del mercado asiático.
  • Desde la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina que finalizó en 2015, las relaciones con el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se fortalecieron y China comenzó a impulsar una serie de inversiones en el país. Esto aumentó las presiones de Estados Unidos para impedir que Argentina negocie con su competidor asiático. Pero en el último tiempo, el Ministro de Economía Sergio Massa anunció una serie de medidas que permitían a Argentina pagar con pesos argentinos o recibir yuanes en las importaciones o exportaciones con China, alarmando todavía más a Norteamérica.

 

Estados Unidos no va a dejar que su patio trasero descubra las bondades de la soberanía económica y, por más que el dólar siga siendo la moneda con la que mayores transacciones internacionales se realizan, es mejor prevenir que curar, por lo que avanzará como sea sobre la dolarización en Argentina.

 

No solo yuanes

Hay ciertos indicadores de que el dominio del dólar está en peligro. En particular, el yuan chino está ganando impulso en todo el mundo, ya que Rusia está dispuesta a utilizar esta moneda en los acuerdos con otras economías mundiales. Más que eso, Brasil y China paulatinamente abandonan el dólar en el comercio bilateral.

Actualmente, las economías asiáticas, así como varios países africanos, dependen menos del dólar que en el pasado reciente. Por lo tanto, el sistema financiero de Estados Unidos se encuentra en una posición más débil que antes, ya que no es tan fácil financiar el déficit público a través de la compra de deuda pública estadounidense por parte de organismos bancarios de países extranjeros, como el Banco Popular de China.

Estados Unidos está perdiendo así su hegemonía del dolar en la economía global y en los mercados financieros, ya que es evidente que el mundo está buscando adoptar un régimen monetario internacional multidivisa, no por comunistas, como dicen los libertarios de redes sociales, sino por defensa de los intereses nacionales.

 

Comunistas

El problema que enfrenta Estados Unidos es que el BRICS funciona como bloque y con ciertas libertades de acción. Así mismo, las sanciones que trata de imponerle los norteamericanos a estos países ya no tienen efecto, o por lo menos no tanto como antes. Resulta que estos países comercian cada vez más autónomamente y Rusia y Brasil también decidieron adoptar el yuan como moneda de reserva.

El emergente político denominado “libertarios” en Argentina, acusa a los BRICS de ser comunista (¿?) justamente para deslegitimizar que su país ingresó a este espacio transnacional el pasado 24 de agosto del 2023 y que ya Argentina paga en yuanes obligaciones comerciales desde hace un año.

 

 

Que no te engañen. La dolarización no solucionará los problemas de Argentina, sino solamente los de Estados Unidos. Soltemos las redes sociales y agarremos más los libros que sino los falsos profetas nos llevan puestos.

COMPARTIR:

Comentarios