Domingo 14 de Abril de 2024

EFEMÉRIDES NECESARIAS

17 de agosto de 2023

SIN HOMENAJES PARA SAN MARTÍN

Efeméride más que necesaria. Escrita bajo los calores de un nuevo interregno nacional, donde, inevitablemente, los engendros arremeten.

Todos los 17 de agosto reivindicamos la figura de José Francisco de San Martín. En escuelas, instituciones públicas, redes sociales, homenajeamos al general revolucionario que estuvo al frente de la guerra por la independencia de la Corona de España en nuestra patria, Chile y Perú. Este tipo fue quien en una reunión secreta posterior al 9 de Julio de 1816 ordenó que se le agregue al acta de Independencia declarada en Tucumán que no éramos más dependientes de España ni de CUALQUIER OTRA DOMINACIÓN EXTRANJERA. Convencido el general que el camino era por ahí. Cosas que tiene la historia…

 

El general San Martín pudo conducir la epopeya histórica de construir el Ejército de los Andes y cruzar la Cordillera apoyándose en los pueblos de Cuyo y en los originarios, y con las espaldas cubiertas por la guerra de guerrillas de los pueblos de Salta, Jujuy y del Alto Perú, la independencia de Paraguay liderada por Gaspar Francia, y el curso de la revolución en la Banda Oriental encabezada por Artigas.

 

Antes del cruce de los Andes, San Martín tuvo un “parlamento general” con los mapuche-pehuenches para que le permitan el paso por sus tierras y para sumarlos a la lucha contra los realistas. “Concluí con toda felicidad mi gran Parlamento con los indios del sur: auxiliarán al ejército no sólo con ganados, sino que están comprometidos a tomar una parte activa contra el enemigo…”, escribió el general, y agregó: “Los ricos y los terratenientes se niegan a luchar, no quieren mandar a sus hijos a la batalla, me dicen que enviarán tres sirvientes por cada hijo solo para no tener que pagar las multas, dicen que a ellos no les importa seguir siendo una colonia. Sus hijos quedan en sus casas gordos y cómodos, un día se sabrá que esta patria fue liberada por los pobres y los hijos de los pobres, nuestros indios y los negros que ya no volverán a ser esclavos de nadie”.

 

Frente al Ejército de los Andes fue donde San Martín proclamó: “seamos libres que lo demás no importa nada”. Y ahora todos queriendo depender alegremente de la moneda norteamericana.

 

Tras el triunfo en Chacabuco, y a pesar del revés en Cancha Rayada, ese Ejército pudo derrotar definitivamente a los realistas en los campos de Maipú. Posteriormente, pese a la oposición de la oligarquía bonaerense, pudo llegar por mar a Lima y contribuir a la independencia del Perú.

 

San Martín comprendió que la decisión de los pueblos de defender la libertad con las armas en la mano permitió la continuidad de la guerra emancipadora. Permitió, además, que se utilizaran a favor de la independencia de nuestros países las disputas entre las distintas potencias europeas que, junto a la sublevación del pueblo español desde 1808, jugaron un papel importante en el debilitamiento del poder militar de la corona. Así se logró la independencia nacional.

 

Lamentablemente las oligarquías vernáculas, siempre mirando a Europa de espaldas al pueblo y sus influencias regionales, hicieron del Plan Continental de San Martín y Bolívar una revolución inconclusa. Pasamos de depender de un imperio, a depender de otro más poderoso y con formas más sutiles de dominación.

 

A 173 años del fallecimiento de uno de los Libertadores más importantes de Latinoamérica no tenemos con qué homenajearlo. Los sectores más reaccionarios lograron establecerse en todos los niveles: macroeconómico, institucional, dirigencia estatal y, si bien por mucho tiempo les costó ingresar, hoy corrompen las mentes de las personas que son presas del propio sistema explotador que ahora reivindican.

 

Perdonanos San Martín. Tu proyecto era hermoso.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios