Jueves 13 de Junio de 2024

EFEMÉRIDES NECESARIAS

7 de enero de 2024

EL NACIMIENTO DE PATRICIO REY

Un 7 de enero de 1978, se registró la primera actuación en vivo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, una de las bandas de rock nacional más importante. Lo curioso es que este recital se realizó en la ciudad de Salta, específicamente en la calle Deán Funes 82, en plena Dictadura Cívico-Militar.

Por Fernando Barbarán

 

Un recital de Rock and Roll del país

 

En un ambiente bohemio de La Plata, personajes como Carlos Alberto “Indio” Solari, Eduardo “Skay” Beilinson y su hermano Guillermo, se sumaron a grupos de confraternidades con las que compartían intereses culturales como la música. La Cofradía de la Flor Solar, liderada por Kubero Díaz, fue uno de los grupos musicales (y otras yerbas) más representativos de esta movida platense, por la cual el mismo Skay tuvo el honor de regalar algunos acordes de guitarras en algunos temas y presentaciones.

En este ambiente, una señorita llamada Carmen Castro, a quien posteriormente llamarían “La Negra Poli” (o simplemente Poli), le llamó la atención la mirada celeste de un joven, quien sería Skay Beilinson. Se convirtieron en pareja y por cuestiones políticas/laborales, tuvieron que irse a vivir un tiempo a Salta, a administrar un negocio del padre de los Beilinson cerca de San José de Metán.

Mientras, el hermano de Skay, Guillermo, junto con el Indio Solari, buscaban hacer películas, documentales, mezclando música, sonidos, filmando solo con una grabadora y mucha imaginación.

Skay y el Indio habían realizado algunos recitales en el Teatro Lozano de La Plata sin haber consolidado una banda. La mezcla entre el guitarrista y el poeta llamaba la atención a sus amistades del lugar, pero nunca habían tocado para un público más amplio.

En Salta, Poli y Skay frecuentaban los espacios juveniles y culturales, por más escasos que sean. No podían abandonar sus gustos, más allá de la situación de persecución y terrorismo de Estado que vivía el país. Así llegaron a conocer a un tipo conocido como Héctor Aleksandrowicz quien gerenciaba un bar en el centro de la ciudad de Salta llamado El Polaco. Antes del verano de 1978 y luego de algunos intentos frustrados de programar shows, El Polaco le propuso a Poli traer a tocar a sus amigos.

Como siempre nos gustó imaginar a los fanáticos, a partir de este momento Patricio Rey apareció con sus artimañas a ordenar la banda y le dio a Poli la virtud de la gestión y organización, a Skay las manos para crear los más maravillosos acordes de guitarras y al Indio una capacidad de escritura poética que otorgaría a la banda una característica única. Juntos, decidieron que el grupo musical debería llamarse Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, tanto por el marionetista como por unos bocaditos de ricota que solían repartir en sus recitales informales en el Teatro Lozano de La Plata, antes que se lancen a esta aventura por el interior del país.

La llegada al Bar El Polaco fue un viaje larguísimo de dos días en una combi de pasajeros marca Volvo de la cual hay registros fotográficos, pero los relatos difieren según cada personaje, por el hecho de no haber estado conscientes de lo que estaban por realizar. Si bien se recuerda como el 7 de enero el día de la actuación en Salta, bajo el nombre por primera vez de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, esta experiencia fue acompañada por dos recitales más. Una de las piezas musicales más cantadas en la historia ricotera se hizo presente en esas noches salteñas: Maldición, va a ser un día hermoso.

 

 

Ciertos reyes no viajan en camello

 

Después de este improvisado debut, la historia no sería la misma. Patricio Rey, desde su panteón mitológico desde donde siempre lo imaginé sentado, reforzó las virtudes de la troika gestora. Poli, Skay y el Indio comenzaron a trabajar de una manera constante, organizada, en una completa armonía. Así lograban un consenso de las tres partes para las decisiones que se tomaban respecto a la banda. Desde la minuciosa selección de los temas para cada álbum (en Gulp dejaron varios himnos afuera para mantener la línea artística de Patricio Rey), pasando por la selección de un solo encargado del arte de las tapas (Rocambole), hasta los mensajes políticos de cada disco (Oktubre y sus referencias soviéticas), todo fue pensado y consensuado entre los miembros de esta triada. La decisión más trascendente fue la de establecer el sistema por ellos mismos llamados como la “semaforización” respecto a la prensa: luz roja a la televisión, luz amarilla a la radio y luz verde a las notas escritas. Esta política de gestión se mantuvo durante la vida de los Redonditos de Ricota, a pesar de la necesaria conferencia de prensa de Olavarría en 1996 luego de la censura.

La última nota escrita del trío fue en octubre del 2001, antes que decidan separarse, luego de varios años de cargar tanto con los egos personales, como de la inmensidad que había tomado Patricio Rey y que ellos entendían que eran algo que los superaba desde el principio. Cuentan los periodistas de la Revista La García, los autores de esta última entrevista, que Poli, Skay y el Indio salieron abrazados los tres esa noche del bar donde habían realizado la nota.

No obstante, dos meses antes, habían dado lo que sería el último recital de los Redonditos de Ricota en la ciudad de Córdoba, el 4 de agosto del 2001.

A pesar que el dolor de la separación de los Redondos es lo más parecido a la separación de los padres (la ruptura familiar, de las relaciones, de la cotidianeidad), también son oportunidades para oxigenarse. Patricio Rey les dio un respiro a los tres y les ordenó la continuidad del proyecto a través de una ampliación de la historia mística y de la continuidad artística y musical.

 

Somos títeres, no más. Cada cual en su papel

 

Poli y Skay dieron el primer paso. El 21 de octubre del 2002 lanzan A través del Mar de los Sargazos y lo presentan el 15 de noviembre del 2002 en el Teatro Roxy de Mar del Plata, arrancando con Nuestro amo juega al esclavo y Skay luciendo la tradicional banda de la guitarra con la leyenda “Patricio Rey”.

Este álbum contenía canciones que habían quedado afuera de los CDs de los Redondos, pero con una impronta personal que de alguna manera volvía al rock de principio de los noventa. Uno de los temas más característicos temas de este CD fue “Oda a la Sin Nombre”, que resume la particularidad musical que Patricio Rey le designó a Skay.

La banda musical de Skay se llamó originalmente Seguidores de la Diosa Kali, para luego consolidarse como Los Fakires. Lo más ricotero que mantienen sus recitales es la federalización, ya que sus tours son realizados pensando siempre en tocar en el interior del país principalmente.

En la actualidad la discografía de Skay y Los Fakires incluye siete álbumes de estudio con un marcado desarrollo de producción y calidad musical entre los primeros y los últimos.

 

Porco Rex se va a dejar llevar por su alma

 

Como frontman, el Indio Solari tuvo que hacerse cargo de la parte masiva de Patricio Rey. Sus recitales fueron los que tuvieron más concurrencia en la historia del Rock Nacional, por ello, tuvo pocas presentaciones anuales, pero con un marco importante de público, que vieron en la nueva banda de Solari la continuidad de las “misas ricoteras”, los viajes a las provincias y el contexto que se desarrolla alrededor de estos shows.

Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado arrancaron en el 2004 con el lanzamiento del álbum El Tesoro de los Inocentes y su presentación en 2005 en el Estadio de la ciudad de La Plata y en el Velódromo de Montevideo, Uruguay. Fue el tema “El Tesoro de los Inocentes”, del CD homónimo, que caracterizó la continuidad poética y de mensaje del Indio designada por Patricio Rey.

La producción musical y de los recitales de los Fundamentalistas del Aire Acondicionado es 100% autogestionable, no dependen de ninguna empresa publicitaria para financiar los shows y la inversión en equipamiento es de altísima calidad, no habiendo registro de producciones similares en las bandas de Rock Nacional en Argentina.

El Indio Solari llegó a producir cinco discos con la nueva banda, más un álbum de videos en vivo de los recitales del 2008 en La Plata. Tocó en vivo y en directo con los Fundamentalistas del Aire Acondicionado hasta el año 2017 en el recital de Olavarría, hasta que el mal de Parkinson que lo aqueja, ocasionó que abandone definitivamente los escenarios. Sin embargo, aparece de manera virtual en algunas canciones durante los shows que realizan el resto de los Fundamentalistas. En la actualidad tiene un proyecto musical que presenta a través de su canal oficial de YouTube llamado El Míster y los Marsupiales Extintos, con los cuales ya presentó más de cinco canciones.

Por su parte, los Fundamentalistas del Aire Acondicionado sin el Indio, lanzaron dos transmisiones online de recitales durante la pandemia por el COVID-19, que se convirtieron en una especie de álbumes de la banda, donde repasan los éxitos de los Redonditos de Ricota y los de Solari, hasta haciendo reversiones de temas inéditos que fueron quedando en la cultura ricotera. En la actualidad están haciendo giras por la República Argentina y Europa, manteniendo la mística y masividad de los recitales en los que el Indio cantaba en vivo.

 

Que un sueño acabó ya te dijeron, pero no que todos los sueñitos, no

 

La Kermesse Redonda de los Decoradores es una banda formada por ex integrantes de los Redonditos de Ricota como ser Sergio Dawi, Semilla Bucciarelli, Tito Fargo, Hernán Aramberri, entre otros. Estos se encargan de hacer covers ricoteros, en los cuales tuvieron participación protagonista o nutrieron musicalmente alguno de ellos.

Estos muchachos hacen presentaciones en bares, discotecas y clubes tanto de Buenos Aires, como en las provincias, buscando rememorar los inicios de los Redonditos de Ricota en el under porteño.

Patricio Rey les dio la autorización y hoy llevan a generaciones que no disfrutaron de los Redondos, la posibilidad de revivir parte de la mística y mantener viva la historia.

 

Hace 45 años iniciaba una historia que muchos pensaron finalizada el 4 de agosto del 2001. Sin embargo, los proyectos cuando son buenos y de calidad trascienden. Patricio Rey fue una entidad en aquel Bar El Polaco de 1978, estuvo vivo entre las décadas de los 80 y los 90, cuando el tridente de Poli, Skay y el Indio ejecutaban sus deseos y se mantiene vigente a través de las tres bandas mencionadas en este texto, pero por sobre todo en las generaciones que continúan escuchando los Redonditos de Ricota y “son redondos hasta que se mueran”.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios