Domingo 14 de Abril de 2024

EFEMÉRIDES NECESARIAS

24 de diciembre de 2023

JESÚS DE NAZARET, PERSONAJE HISTÓRICO

Se estima que un 25 de diciembre nació Jesús de Nazaret, uno de los personajes históricos más trascendentes de la humanidad. Por sus mensajes de espiritualidad, contrarios al dinero y la riqueza, sumado a un humanismo tangible, Jesús terminó siendo juzgado y ejecutado por un gobierno imperialista que aprovechó el manejo de la opinión pública para “lavarse las manos”.

JESÚS DE NAZARET

 

Como indican los registros históricos, principalmente los evangelios, Jesús nació en el seno de una familia pobre, judía, de la región de Judea en el Imperio Romano.

Desde su nacimiento, se reflejan en los relatos, las complicaciones de clase que tenían María y José. El padre carpintero de Jesús, que al principio no quería saber nada con el embarazo de María, vivía en Nazaret por cuestiones laborales y se vio obligado a irse hasta Belén para el nacimiento del niño, por una ley que establecía que los judíos debían nacer en ciertas ciudades para poder ser censados como tal, otra de las normas despóticas que Herodes I El Grande aplicaba sobre la población judía.

Herodes, a quien los evangelios lo ubican como el perseguidor del niño que sería el próximo rey de los judíos, fue un monarca designado por el Senado Romano para la región de Judea y Galilea, territorios del Imperio en ese momento. Se caracterizó por una forma de gestión tirana, con delirios de grandeza, que lo llevaron a ejercer un control social muy estricto, provocando matanzas y ejerciendo mucha presión sobre los judíos. Por ejemplo, Herodes llegó a conformar una policía secreta para vigilar los sentimientos de las personas sobre su gobierno y a adoptar, según cambiaba esto, medidas de seguridad y represión contra la población.

Jesús y familia, se vieron obligados a migrar hasta Egipto, retornando a Judea una vez que Herodes murió. Es decir que el nacimiento del profeta se dio en condiciones de represión y discriminación de un gobierno imperialista que atacaba a las minorías. Definitivamente estas vivencias impactarían en la forma de pensar de Jesucristo posteriormente.

 

MENSAJES POLÍTICOS Y ACTOS REVOLUCIONARIOS DE JESÚS

 

Jesús fue en primera instancia, un personaje religioso. Esto lo llevó a tener un conflicto político, por el mensaje que transmitía. Finalmente, su profecía, las condiciones de su muerte y el legado que dejó a sus apóstoles, terminaron en convertirlo en un personaje revolucionario que logró imponer, en uno de los imperios más grandes de la historia universal, su religión.

De grande, Jesús se asentó en la ciudad de Cafarnaún y empezó a difundir el mensaje del Reino de Dios por las regiones de Judea y Galicia.

Según los evangelios, se pueden conocer diversos dichos, hechos y milagros de profundo contenido político y revolucionario.

En sus palabras, se pueden encontrar diversas referencias en la Biblia donde Jesús expresa claramente que quien posee y concentra riquezas, no tendrá abiertas las puertas del cielo, a menos que sea capaz de repartirlas y dárselas a los pobres.

 

"Aún te falta una cosa: vendé todo lo que tenés, dáselo a los pobres y tendrás tesoro en el cielo; y vení, seguime." Lucas 18:22.

 

“¡Con que dificultad van a entrar en el Reino de Dios los que tienen dinero!” Marcos 10:17.

 

Ambas frases, desde distintos relatos, cuentan la charla de Jesús con un joven rico. Entonces, vemos cómo desde el mensaje, la visión de Jesús para con el otro no es vertical, sintiendo pena por el desposeído, sino directa, castigando al rico.

En cuanto a los hechos, quizás el más subversivo es la llegada de Jesús al Templo de Jerusalén, en vísperas del Pesaj. Cuentan los relatos que alrededor del centro ceremonial había mercaderes, cambistas y una variedad de comerciantes buscando intercambiar productos. Jesús se molestó muchísimo al ver este escenario de codicia y ambición en un lugar que él consideraba sagrado y espiritual. Su reacción inmediata fue atacar a los vendedores, destruyendo sus tiendas y ordenándoles que salgan del templo y se lleven con ellos sus monedas e impuros. El acontecimiento de expulsión de los mercaderes se conoce como “Purificación del Templo”.

Los milagros tienen dos características. Primero, muestran el humanismo de Jesús al preocuparse por las enfermedades que aquejaban a las personas. Busca curar a todos, sin distinción de género u origen, tanto al leproso como a la encorvada, imponiendo manos o lavando los pies. La otra característica es la igualdad; ya sea multiplicando peces, panes o convirtiendo el agua en vino, Jesús distribuyó de manera comunista cada una de estas cosas.

 

CONTRA LA CODICIA

 

Continuando con los evangelios, se puede profundizar en la definición de Jesús sobre la pobreza. No es un romántico de la pobreza que busca premiar el esfuerzo humano por salir de esa de esa condición. No, es bien claro al interpretarla como una condición material y no espiritual, pero analiza que es más fácil llegar a la riqueza espiritual careciendo de recursos, ya que entiende que hay mayor libertad interior para alcanzar la verdad de Dios, porque no se está restringido con objetos terrenales. Es directo al atacar al rico ya que comprueba fácilmente que su única motivación es poder concentrar más ganancias, llevándolo a una situación de codicia extrema que le anula la capacidad de tener sentimientos de tolerancia, solidaridad y caridad.

Jesús se da cuenta del fetichismo de la mercancía durante su época. Entiende que la devoción al dinero es un paso anterior a la maldad y que este solamente aleja a las personas del Reino de Dios.

 

“No se puede amar y servir a Dios y también a las riquezas” Mateo 6:24.

 

“El que atesora sólo riquezas para sí es sinónimo del condenado” Lucas 12:21.

 

Decía que la idolatría del dinero es mala porque te aparta de Dios y te aparta de tu prójimo. Así se explican las palabras de Jesús.

 

“La preocupación por la riqueza casi inevitablemente ahoga la palabra de Dios.” Mateo 13:22.

 

Cuando el joven rico no es capaz de seguir a Cristo es porque está atrapado por la excesiva riqueza” Lucas 18:23.

 

Este pensamiento, tan polémico para estos días, en aquella época fue la sentencia de muerte de Jesús.

El Imperio Romano no se podía permitir un agitador de estas características en sus dominios, así es que, en un complot entre sacerdotes, soldados, funcionarios del imperio y uno que otro odiador que rondaba por ahí, se le arrestó, enjuició y fue ejecutado a través de la crucifixión, la práctica que se utilizaba en la época para los criminales.

 

LEGADO

 

Como dije, las ideas de Jesús tuvieron fuerte contenido político y revolucionario. Esto ocasionó la rápida dispersión del cristianismo por el Imperio Romano luego de su crucifixión. En el año 313 el emperador Constantino, por el edicto de Milán, otorgó libertad religiosa a los diversos cultos y ritos, agobiado por la presión y la resistencia de los cristianos. Ochenta y un años después, Teodosio oficializa al cristianismo como religión oficial del Imperio Romano.

Propio de las características de contradicción humana, Jesús terminó siendo la figura simbólica principal de una de las instituciones más opresoras del mundo, buscando enterrar en lo más profundo el pensamiento de Jesucristo. No solo eso, sino que tanta bronca del profeta contra la codicia y las riquezas, no fueron ejemplo para los funcionarios católicos que llegaron a fundar uno de los Estados más acaudalados del mundo moderno, el Vaticano, y a fomentar la construcción de Iglesias monumentales en el mundo occidental gracias al oro hurtado de Latinoamérica. Sin mencionar todos los abusos cometidos sobre poblaciones, minorías o crímenes en nombre de la Palabra de Dios.

No solamente eso, sino que, en los aniversarios de natalicio y muerte de Jesús, hay una preeminencia agobiante del comercio donde se honran a personajes imaginarios como ser Papá Noel y el Conejo de Pascuas. La religión católica y derivados no condenan este acto de primacía del dinero, de lo material y de minimización del recuerdo de Jesús.

Lamentablemente, es muy difícil ir hasta Jesús, su mensaje y ejemplo. La mayoría de las personas, por más misterios que se recen a diario, no ejercen los principios austeros, humanos y solidarios de Jesucristo. Quizás es más fácil traerlo a Jesús hasta acá, pero para eso, hay que hacer los paralelismos y luchar, como luchó él, contra el imperialismo, contra la concentración de riquezas producto del capitalismo salvaje, contra la codicia, frivolidad e indiferencia de un mundo que prioriza las pantallas antes que la espiritualidad.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios